NOTICIAS

Informando a ustedes

Futuro Sin Deudas, La Meta

Como nos acaba de demostrar la experiencia, el futuro es algo sobre lo que tenemos un control limitado. Existen imprevistos, fuera de nuestro alcance, que pueden alterar drásticamente nuestras vidas. A pesar de eso, lo que sí podemos hacer es prepararnos para los momentos difíciles, sean cuales sean las causas que los provoquen. Una de las áreas en las que desde ya podemos tomar precauciones, es el área financiera.


En el año 2021, los americanos han destinado en promedio el 9% de sus ingresos a cancelar deudas. Si tomamos en cuenta que las recomendaciones para una economía sana son las de destinar el 40% de los ingresos a la vivienda y el 20% al ahorro, entonces al dedicar casi un 10% al pago de deudas hace que apenas quede un 30% para el funcionamiento general del hogar. Dado que esta cantidad puede resultar insuficiente entonces será necesario encontrar recursos por otras vías.


Una de esas vías es la de reducir o incluso eliminar el porcentaje de ahorro con lo cual nuestra vulnerabilidad ante un imprevisto será muy grande y cualquier emergencia nos obligará a endeudarnos en las peores condiciones posibles. Y la otra vía es la de acudir al crédito lo que, a mediano plazo, se traducirá en mayor cuota a destinar para el pago de la deuda, a pedir más préstamos y al momento inevitable en el que el mecanismo se bloquée porque no podremos obtener más créditos debido a nuestro bajo índice de confianza.

Si queremos que la posibilidad de un futuro sin deudas sea algo más que una frase, es necesario tomar medidas.


Y para comenzar, debemos establecer si ya nos encontramos en una situación crediticia comprometida que periódicamente nos exija volver a endeudarnos. Si esto es así necesitamos primero hacer un análisis de nuestros ingresos y de nuestros gastos para buscar la manera de aumentar aquellos y de reducir estos. En segundo lugar, debemos “estabilizar” las deudas ya contraídas bien sea por la vía del refinanciamiento o la negociación que nos aseguren un plan de pago acorde con nuestras posibilidades. Es en esto en lo que DEUDA CERO ofrece todas las soluciones posibles para equilibrar su economía y entonces enfrentar la siguiente etapa.


Pasada esa primera fase, hay que incrementar la vigilancia sobre ciertos comportamientos económicos para asegurarnos de que la situación no se desestabilice de nuevo y vaya acercándose poco a poco a ese horizonte sin deudas al que debemos aspirar. Para ello es conveniente prestar atención a algunos puntos:

  1. Buscar préstamos para emprendimientos que aumenten nuestro patrimonio.

  2. Buscar préstamos para iniciar negocios siempre que se cuente con un plan de rentabilidad confiable.

  3. Invertir en activos que aumenten su valor.

  4. Sólo comprometerse con nuevas hipotecas si las cuotas son asequibles y no desestabilizan el equilibrio que hayamos alcanzado.

  5. Discriminar el uso de las TC para saber cuándo es más conveniente. utilizarlas o preferir préstamos que suelen tener intereses más bajos.

  6. Buscar y utilizar los productos financieros del mercado que nos ofrecen mejores condiciones.

  7. Empeñarse en disminuir el saldo de nuestras deudas mes a mes, aunque sea en un porcentaje mínimo.

Mantener nuestro crédito saludable depende en gran parte de manejar nuestras deudas con inteligencia lo que equivale a controlar, en parte, nuestro futuro.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo